Amo viajar, pero me ponen nerviosa los aviones: maneras de afrontar el miedo a volar

Sí, aunque no lo crean, no disfruto mucho volar. Es una confesión difícil de admitir para una bloguera de viajes, pero seguramente muchos se identificarán conmigo. No lo verás en mis fotos en aviones, tampoco si hago un video, pero soy humana y es natural ue tenga algunos temores.

¡Qué inusual!, ¿cómo una bloguera de viajes no se siente cómoda volando? pues es muy sencillo; amo viajar y aunque tenga que soportar ansiedad al volar, vale la pena para experimentar todo lo que vivo en cada una de mis aventuras.

A veces, siento que los aviones andan con magia. Sin ofender a los pilotos, ingenieros y científicos que avalan la tecnología de los mismos.

Es un hecho que viajar en un avión es mucho más seguro que andar en auto, pero es algo en mi mente lo que no me deja estar tranquila cada vez que abordo uno.

La sensación de que no tengo el control

Creo que sentir que no tengo ningún control sobre el avión es lo que más me molesta. No ver lo que ven los pilotos, no saber a qué se debe una turbulencia (aunque sea algo normal en un vuelo), contribuye a mi ansiedad.

Por lo general, esto es lo que pasa…

volar

  • Me pongo nerviosa días antes del vuelo, aunque no lo comento con nadie. Anticipo ese día y pienso cómo será, casi siempre pensando que algo podría salir mal (qué loca, ¿no?).
  • Cuando estoy esperando para abordar, me pongo fría. Empiezo a mover mucho las piernas o a sobre enfocarme en mi celular, tratando de olvidarme del miedo.
  • Una vez estoy abordo, mientras más demore el avión en salir, más tensa me pongo. Mi cuerpo dice: “ya estamos aquí, ¿podemos irnos y terminar con este stress de una vez por todas?”.
  • En el despegue, me pongo aún más fría, mis manos empiezan a sudar tanto que en ocasiones gotean. Siento un vacío y a veces solo cierro los ojos, esperando llegar a nivel crucero (ese es mi safe zone). Lo mismo me pasa en los aterrizajes.

Si has experimentado alguna de las cosas que explico arriba, deberías seguir leyendo.

Muchos, no pueden comprender cómo aún puedo sufrir de estos temores. Tengo casi cuatro años viajando frecuentemente; «pues yo tampoco me lo explico».

Antes de recurrir a algún medicamento, he logrado identificar algunos rituales que me hacen sentir más calmada antes y durante los vuelos. Te los comparto:

1. Prepara todo con anticipación:

volar

Empacar con paciencia, hacer el web check in con tiempo y llegar al aeropuerto temprano, son cosas que me ayudan. Andar apresurada antes de un vuelo o los cambios a última hora, siempre me ponen más nerviosa de lo normal.

2. Investigar sobre el tipo de aeronave y escoger el asiento en el que te sientas más cómodo:

volar

Al momento de hacer web check in, podrás escoger tu asiento y ver el tipo de aeronave. Siempre me calma ir sentada en la ventana (es mi puesto favorito porque puedo ver lo que pasa afuera, me da una falsa sensación de que estoy consciente de si pasa algo o no).

Como soy muy meticulosa, también me gusta investigar cosas como la configuración de los asientos, si darán comida o snacks. En fin, me ayuda tener la mayor cantidad de información necesaria sobre el vuelo.

3. Incluye comfort ítems en tu maleta de mano:

volar

Le llamo comfort ítems a cualquier cosa que me haga sentir más cómoda durante el vuelo. Por ejemplo, bajar películas en Netflix en mi celular, por si no me gustan las que ofrecen a bordo, llevar mis audífonos y mis playlist de Spotify favoritos descargados también.

Chicles, pastillas… tener algo que pueda masticar actúa como elemento distractor de mi ansiedad. Bálsamo labial por si se me resecan los labios y crema humectante para mis manos también me ayudan, más si tienen olores relajantes, como el eucalipto o lavanda.

4. Un tranquilizante natural:

volar

Muchas personas que sufren de ansiedad a volar, optan por tomar medicamentos. Acepto que volar me causa temor, pero también acepto que es algo que tengo que afrontar y que tomar medicamentos solo es evitar la situación.

Opto por relajantes naturales como té de manzanilla o el té “Sleepy time” de la marca Celestial. Si eliges té, procura que el mismo sea libre de cafeína, ya que los tés regulares la contienen y esto podría contribuir negativamente a tu ansiedad.

5. Crea tu propio mantra:

La repetición de palabras en tu mente, puede ayudar a relajarte. Hay personas que prefieren orar, yo siempre lo hago al principio del vuelo y luego creo algún mantra que me conforte, por ejemplo: “estoy bien, estoy segura, declaro que será un vuelo placentero y disfrutaré de él”.

Puedes crear tus propios mantras y repetirlos hasta que te sientas más calmado.

6. Ejercicios de respiración:

Si estás muy nervioso, los ejercicios de respiración también podrán ayudarte a concebir paz durante el vuelo. Podrás ver algunos ejemplos aquí.

7. No te quedes sentado todo el vuelo:

Me ayuda pararme y caminar al baño, o quedarme un rato en el pasillo, ya que estar sentada por varias horas y el sentimiento de estar estancada en esa cápsula por varias horas no me ayuda

No hay razón para sentir miedo a volar, eso ya lo sé, pero muchas veces la mente te jugará en contra de ese pensamiento lógico. Seguiré trabajando en mejorar mi ansiedad a volar. Espero que algunos de mis consejos te sean de ayuda si tu también lo has experimentado.

¿Quisieras compartirme tu mejor tip para afrontar esta situación? escríbeme a blog@coupletraveldiary.com


Leave a Reply