Lo que aprendí después de endeudarme y cómo me ayudó a viajar más

Cuando tenía 21 años solo trabajaba para pagarme la universidad y así se me iba la mayoría de mi salario. No me molestaba, aunque soñaba disfrutar con algún día poder comprar mis propias cosas.

Desesperado por percibir un poco más de ingresos en mi vida, un día en la calle me topé con un vendedor bancario que me ofreció un sueño y apliqué para mi primera tarjeta de crédito, esta sería una forma de tener más dinero del que ganaba ¿o no?. Esta es la mentalidad que uno tiene al ser joven e inexperimentado. 

En los periódicos y en las tiendas de electrónica veía el famoso celular Sony Ericcson W500 que era una de las pocas cosas que deseaba comprar con ansias y pues ¿qué creen que se me ocurrió? Con mi tarjeta de crédito de limite de $500 me compré un celular de $450 dejándome con un saldo de $50 en cuestión de segundos.

Este fue el principio de una decaída que desorganizó por completo mis finanzas personales. En este periodo nunca pude ahorrar realmente para poder hacer cosas que de verdad valían la pena.

Después de esta experiencia comprendí que con lo que pagas por un celular último modelo podrías invertir en experiencias mucho más significativas para tu vida. Por eso, antes de pensar en comprarte un iPhone o cualquier otra cosa, te traigo unas ideas de todo lo que podrías hacer con ese dinero:

1- Recorrer la India con lujos y trato de reyes – $450 por persona

endeudarme

Para nuestra sorpresa, India nos salió prácticamente regalado para ser un viaje en pareja. Siendo honesto, nos sentimos como en una luna de miel con lujos inigualables.

En once días, gozamos de alojamientos de cinco estrellas, tratamientos en spa, transporte con chofer privado y desayunos dignos de reyes, mientras recorríamos cuatro ciudades de la hermosa India, por unos $450 dólares americanos cada uno.

2- Un Eurotrip de quince días – menos de $1,000

endeudarme

Preparándome para unas vacaciones improvisadas solo tenía ahorrados menos de $1,000, que me debían rendir para un mini Eurotrip hacia Holanda, Bélgica, Eslovaquia y Hungría. Fue increíble como todo fluyó en el viaje para que me rindiera el bolsillo. No contaba con los viajeros maravillosos que me invitarían desde un tren hasta cervezas en un bar.

A pesar de que el presupuesto fuera apretado, nunca tuve que pedir limosna (solo bromeo, jeje). ¿Cómo lo logré? hospedándome en lugares económicos, usando transporte público y aprovechando tours gratuitos por ciudad. También porque los lugares que visité no eran los típicos lugares que la gente tiende a incluir en sus Eurotrips. Toma en cuenta que mientras más turístico es el lugar que visites, más caro será.

3- Conocer Madrid y Lisboa en 12 días – menos de $800

endeudarme

Teníamos planeado ir a Italia y Eslovenia, pero se nos presentaron dificultades por las que perdimos muchísimo dinero en Airbnb y boletos aéreos cancelados, sin embargo, nunca perdimos la fe.

Improvisamos y con menos de $800 cada uno, nos fuimos a España donde conseguimos un Airbnb de ensueño en Madrid por un módico precio. Estar en un lugar céntrico, nos permitió llegar a pie a todos los lugares icónicos de la ciudad. Recorriendo Madrid, encontramos lugares muy económicos para comer y en general es una ciudad bastante económica.

La aventura continuó al tomar un bus económico que nos llevó a Lisboa. Nunca esperamos que Portugal fuera más barato que España, lo que hizo que el bolsillo nos rindiera aún más y así poder comer y pasear como nunca. 

De esta experiencia aprendí que ningún celular de último modelo o cosa material te dará la felicidad que buscas porque siempre habrá un modelo nuevo al día siguiente. Las cosas materiales en un corto tiempo se vuelven inservibles y solo te darán felicidad temporal.

Ahora, no digo que esté mal disfrutar de la última tecnología, yo también me considero un fanático de ella, mi punto es que con el tiempo aprendí que una experiencia no tiene fecha de vencimiento y se almacena en tus memorias sin nunca pasar de moda, además de que te hará aprender y crecer. Muchas personas ven viajar como un sueño inalcanzable, pero si puedes costear un iPhone 8 o sea cual sea ese capricho material, también puedes costear cumplir tus sueños de conocer el mundo… ¿te atreves?

Recuerda que estamos a tu disposición para cualquier consulta en blog@coupletraveldiary.com


Leave a Reply